Especiales Loe
-
Cinco preguntas que se debe hacer antes de comprar un televisor

Cinco preguntas que se debe hacer antes de comprar un televisor

Hay tecnicismos y términos que actualmente complican el simple proceso de contar con un buen televisor en casa.

21 de Abril de 2017

HDR, UltraHD, LED, Plasma, puertos HDMI… Hay tecnicismos y términos que actualmente complican el simple proceso de contar con un buen televisor en casa y, por supuesto, enredan la tarea al momento de elegir el adecuado para comprar. Aunque no se trata de hacerse un experto en el tema sí hay una mínima comprensión de palabras clave que resultan en una compra asertiva.

¿Qué hacer? La primera recomendación es consultar un poco más antes de toparse con todas estas “letras” y avezados vendedores. Estas cinco preguntas pueden orientarlo bastante en dicha labor.

¿Donde voy a ubicar mi nuevo televisor?

Parece bueno empezar con el tamaño y esa pregunta tiene que ver directamente con el lugar que se tiene para ubicarlo. Aunque obvia, es bastante relevante.

La variedad en este aspecto podría confundir pero la realidad es que no todos lucen bien en todas partes. Si la idea es ponerlo en una habitación, dependiendo de su tamaño, la recomendación en un espacio estándar sería de máximo 40 pulgadas. Y si es para otro lugar de la casa con un mínimo de 55 “, ya que suelen ser zonas espaciosas y confortables.

Hay un mito de los televisores “entre más grande el televisor más espectacular va a ser”, pero en realidad, esto solo puede ser cierto si hemos considerado la distancia desde la que se va a ver. No sirve de mucho conseguir un TV de 55 pulgadas si nos vamos a sentar a un metro y medio de la pantalla. Esa medición es clave para actuar en consecuencia. Ayuda a poner en práctica la misma reflexión que hacemos al elegir la silla en el cine: quiero estar cerca de la pantalla para ver bien pero tampoco demasiado porque sería incómodo.

¿Qué tipo de pantalla elegir?

Una pregunta directamente relacionada con la anterior. Existen principalmente LCD (las más económicas), LED (mejor resolución), OLED (mejores negros y contrastes) y Plasma (mejores colores).

Los demás términos describen versiones de estas pantallas o se refieren a la resolución. De los mencionados, los de mayor circulación en la actualidad son LCD, LED y OLED. Ahí está la verdadera batalla pues las otras se van quedando en el pasado. La diferencia está en cómo se ilumina cada una de ellas para generar la imagen pero, indudablemente, cada una cuenta con sus ventajas.

La más actual y por ende la de más elevado precio, es la tecnología OLED. Quizás no sea la de mayor presencia en el mercado (que sería la LED) pero sí la de una imagen más real, de mayor calidad y con mejor contraste. También es la que menos energía consume.

¿Qué resolución quiero para esta pantalla?

Ahí es cuando aparecen términos como HD, Full HD, Ultra HD y 4K, por ejemplo, que para entenderlos basta con saber que la imagen que muestran las pantallas está dividida en píxeles (las partes o fragmentos más pequeños en los que una imagen se puede dividir).

La resolución determina el número de líneas verticales y horizontales formadas por píxeles que puede mostrar una pantalla. En conclusión, entre más se tengan, mejor será la imagen. Mientras un televisor HD tiene 1280 “cuadros” de colores horizontales y 720 verticales, uno 4K tiene 3840 horizontales y 2160 verticales. Ahí, radican las diferencias.

Con las respuestas claras a las tres primeras preguntas, viene una cuarta inquietud compuesta, que ya no tiene mucho que ver con la imagen que estamos adquiriendo pero sí con el aparato como tal. Los televisores ya no son simples electrodomésticos. Son aparatos que ofrecen conectividad.

¿Qué más necesito de este nuevo televisor y qué conexiones necesita para eso?

Como muchos, ya no se trata de que tengamos un único dispositivo conectado a nuestro actual televisor. Con certeza tenemos consola de videojuegos, reproductor Blu-Ray, DVD, decodificador, etc. Sin mencionar conectores físicos, un TV que tenga diferentes opciones para interconectarse con más dispositivos resulta más útil, porque vamos haciendo de nuestro hogar cada vez más Smart, encadenado a nuestros smartphones o tabletas, por ejemplo.

El consejo es planificar qué dispositivos se conectarían y las posibles conexiones que se necesitarían. Sabiendo eso, habría que sumarlas a la lista de opciones que venimos construyendo.

¿Cuánto tengo pensado gastar?

Hablando de televisores, el precio más común en el mercado colombiano arranca en los $450.000 pesos, en aparatos que alcanzan las 24 pulgadas.

Las tiendas virtuales de más reconocimiento en Colombia que comercializan distintas marcas mantienen precios en aparatos de 32 pulgadas que oscilan entre $550.000 y $1.000.000. Y los más grandes, es decir, entre 78 y 82 pulgadas, pueden llegar hasta $28 millones. Cada caso es diferente. Sea cual sea la necesidad, el precio varía.

21 de Abril de 2017